Convivium Araba-Álava

Tomándolo con calma

Slow Food es la intersección entre ética y placer, entre ecología y gastronomía. Una postura de resistencia contra la homogenización del gusto, contra el ilimitado poder de las multinacionales, la agricultura industrial y la locura de la vida rápida. Slow Food devuelve a la mesa la dignidad cultural del alimento y el ritmo lento de la convivialidad.

Slow Food acoge igualmente a famosos cocineros japoneses y a pescadores de las islas chilenas, a los sumilleres de las maisons francesas más reputadas y a las productoras de leche siberianas, en un universo de intercambio de conocimientos y experiencias, un grupo humano que ha elevado el disfrute básico del alimento a una actividad política, consciente de que en cada plato se reflejan las decisiones tomadas en el campo, en los barcos, en los viñedos, en las escuelas, en los parlamentos.


Versión para imprimir Versión para imprimir