Convivium Araba-Álava

Taller-laboratorio en la Escuela de Hostelería de Gamarra

Taller-laboratorio en la Escuela de Hostelería de Gamarra

Continuando con nuestro objetivo de formar niños, jóvenes y adultos y sobre todo al mundo relacionado con la producción, la comercialización de los productos habituales y la cocina nos ofrecimos a realizar un taller en la Escuela de hostelería de Gamarra.

Con este propósito ofrecimos una conferencia sobre la historia de Slow Food, desde sus inicios hasta los actuales planteamientos sobre la alimentación, la defensa de nuestro patrimonio gastronómico y la lucha por preservar la biodiversidad y el Medio Ambiente, terminando con un laboratorio destinado a la promoción de nuestros productos locales y a la concienciación del consumidor respecto al producto de cercanía y la impagable labor que realizan las mujeres y hombres de nuestro sector agrario.

Aitor Etxebarria Profesor de la escuela presentó a la audiencia al Presidente de Slow Food Araba-Alava Alberto Lopez de Ipiña, quien comenzó su disertación preguntando a la audiencia “¿quiénes de ustedes han oído hablar de Slow Food?”, unas cuantas manos se levantaron, lo cual fue gratificante ya que hace dos años y en el mismo foro solo se levantaron dos manos.

Comenzó explicando la la filosofía de Slow Food de “educar y educarse por la cultura alimentaria y del gusto”, que se sustenta en el despertar y formar nuestros sentidos; en la degustación como experiencia formativa y de conocimiento; en aprendizaje de las técnicas productivas de los alimentos, etc. Por lo tanto, que mejor foro, que el presente con gente joven, que se va involucrar en el futuro en el trabajo entre fogones, así que Slow Food aprovechó esta ocasión tan propicia y aceptó la invitación de la Escuela de Gastronomia de Gamarra y por lo tanto el consejero internacional de Slow Food dio una charla que, abreviando, comenzó explicando lo que son los pilares de la Filosofía de esta organización internacional y entre estos objetivos además de defender los productos de calidad, defiende la biodiversidad, el medio ambiente y quiere trasladar a la sociedad una nueva filosofía de la alimentación, una alimentación sostenible, una alimentación saludable y que gira a través del producto y el productor. Para Slow Food tanto el producto, como el productor son los dos pilares más importantes en la alimentación. Slow Food defiende los productos locales, comercialización corta, a ser posible comercialización directa o por lo menos que estos canales sean lo más cortos posible. Para estos fines hay que poner siempre nombre y apellidos a los productores, que el consumidor conozca quien está produciendo el producto, que trabajo hay detrás y en definitiva que tengamos sobre la mesa productos buenos, ya que organolépticamente tienen que ser agradables, limpios, que respeten el medio ambiente y justos porque tienen una retribución adecuada al trabajo que realizan los agricultores y ganaderos.

Durante esta presentación Gaspar, un miembro muy activo de la organización estaba montando unas flores de queso de Idiazabal con miel del Gorbea y preparando un carpaccio de potro de Okina.
También hablamos de los Restaurantes Km0 que transmiten la filosofía Slow Food, porque sus cocineros comprenden que no se puede separar el placer gastronómico de la responsabilidad con los productores, sin los cuales no existiría la cocina de éxito.

Los cocineros Km0 juegan un papel fundamental al ser los intérpretes de un territorio que ponen en valor a través de su creatividad. La colaboración entre cocineros y productores propicia la lucha contra el abandono de la cultura tradicional y la estandarización de la comida.

Un Restaurante Km0 certificado por Slow Food promueve:

• Reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera producidas por el transporte de alimentos.

• Divulga las cualidades y el valor de los alimentos incluidos en las categorías Arca del Gusto y Baluarte.

• Favorece el consumo de productos locales, comarcales y estacionales.

• Un plato Km0 incluye un 40% de sus ingredientes de origen local, por lo que el restaurante compra directamente al productor a menos de 100 kilómetros de distancia.

• El 60% restante de los ingredientes que componen un plato Km0 deben pertenecer al Arca del Gusto, Baluarte, Tutelado o tener certificación ecológica.

• Ningún plato podrá tener alimentos transgénicos o animales que hayan comido transgénicos.

Los Restaurantes Km0 son un seguro de calidad alimentaria y una suculenta experiencia gastronómica.

Terminadas las disertaciones se paso al acto lúdico de degustar la preparación de un cornete con una flor de queso de Artzai-Gazta y el carpaccio de potro Gorbea que fueron distribuidos a la amplia audiencia.

Taller-laboratorio en la Escuela de Hostelería de Gamarra

Taller-laboratorio en la Escuela de Hostelería de Gamarra

Taller-laboratorio en la Escuela de Hostelería de Gamarra

Taller-laboratorio en la Escuela de Hostelería de Gamarra


Versión para imprimir Versión para imprimir

Deja un comentario