Convivium Araba-Álava

Mercado de transparencia UAGA – Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporada

Mercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporadaEn el marco de las iniciativas para fomentar el consumo de productos locales en nuestra sociedad, Slow Food Araba-Álava ha colaborado con UAGA y AGA Soc. Coop. en la organización un nuevo Mercado Agrícola Transparente, el pasado día 21 de febrero.

El mercado, nuevamente se instaló en la Plaza de los Celedones de Oro con el fin de acercar a los coproductoras y coproductores la oportunidad de conocer de primera mano los alimentos que se producen en Álava.

Una veintena de puestos con productoras y productores responsables se dieron cita, a pesar de la inclemencia climatológica, con legumbres, ternera, hortalizas, embutidos, queso Idiazabal, miel, pan, vino, txakoli, cerveza, etc.

Con el fin de poner en valor los productos de temporada en esta ocasión la patata de Álava fué la protagonista del mercado. El cultivo que ha dado nombre a este territorio volvió a tener su lugar, ofreciéndose al consumidor sacos de 10 y 25 kilos a un precio de 4 y 10 euros. Nuestra misión fue una vez más transformar estos productos para ofrecerlos en formato pintxo. En esta ocasión realizamos una crema de patata alavesa, con un bouquet de verduras de temporada (berza, puerro y zanahoria) elaborados con aceite Arróniz de Rioja Alavesa y sal de Salinas de Añana.
También tuvo su público el rincón de elaboración de cuajadas y cata de mieles.

Este Mercado no es un mercado más de los que acostumbramos a ver por la ciudad, sino un punto de encuentro donde las personas productoras alavesas ofrecen lo mejor que nuestra tierra proporciona, a un precio justo para el consumidor y digno para ellos. Además de garantizar la continuidad del sector, manteniendo la vida en los pueblos, favoreciendo la economía local y el desarrollo sostenible.

Para nuestra humanidad deviene imprescindible regresar a la tierra y más cuando tenemos todas las posibilidades para hacerlo y existen tantas formas para poder hacerlo.

En primera instancia, regreso a la tierra puede significar en concreto volver a cultivar, a practicar la agricultura. Los campos de todo el mundo se han despoblado o se despueblan. Cada vez es más frecuente que los jóvenes no sientan la necesidad de continuar la labor de sus padres y, donde las familias no cultivan ya la tierra desde hace generaciones, el oficio de agricultor es muy raramente contemplado como opción de vida en el futuro de un muchacho o de una muchacha.

Pero, para que esto no ocurra, en primer lugar, es necesario restituir el orgullo y la dignidad a la labor agrícola, una de las más útiles, delicadas, importantes y –no está de más añadirlo- de las más bellas que existen. Producir alimentos para uno mismo y para el prójimo es el modo más puro y completo de reponer el alimento en el centro de la propia vida, insertándose armónicamente en los sistemas naturales, interaccionando con ellos con respeto por preservarlos y hacerlos evolucionar, obteniendo el necesario sustento y una gratificación que pocos trabajos en el mundo pueden igualar.

Sin embargo, objetivamente, no todos los seres humanos tienen la posibilidad de ejercer de agricultor. No la tienen, por ejemplo, las personas que viven en áreas urbanas. Aunque también en las áreas urbanas se puede “regresar a la tierra”. Incluso ésta deviene una exigencia irrenunciable en un momento en que la población que vive en la ciudad supera con mucho a la que vive en el campo. Por un lado, se puede “cultivar la ciudad”; por otro, todos podemos y debemos volver a ser campesinos aun no cultivando de manera concreta. Es indispensable para construir sistemas locales de distribución de alimentos también en la ciudad, como los mercados campesinos o los grupos de compra solidaria. Las periferias y los campos cercanos a la ciudad pueden volver a estar al servicio de la ciudad y de una alimentación local y de temporada también en los centros urbanos.

Asimismo, la transformación de los alimentos necesita de un regreso a la tierra, entendido como retorno a los saberes antiguos y tradicionales, a los conocimientos y a los oficios que desaparecen junto a la biodiversidad y la labor campesina a ellos vinculada. Recuperar los oficios, reaprenderlos o apoyarlos, revitalizar el sentido más profundo de lo artesano, son otros posibles modos de regreso a la tierra.

Lo más sencillo para ese regreso a la tierra lo podemos realizar todos allá donde vivamos. Es la selección de nuestros alimentos, el devenir consciente de que «comer es un acto agrícola». Sólo de esta forma podemos pasar de consumidores pasivos a coproductores activos, que comparten el conocimiento de los alimentos con quienes lo producen, aprecian el pago adecuado de los esfuerzos por producir de modo bueno, limpio y justo, respetan las estaciones, buscan al máximo posible el alimento local, lo promueven, enseñan sus características y los métodos productivos a sus hijos.

Mercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporadaMercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporada

Mercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporadaMercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporada

Mercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporadaMercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporada

Mercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporadaMercado de transparencia UAGA - Slow Food Araba ofrece una degustación popular de productos de temporada


Versión para imprimir Versión para imprimir

Deja un comentario