Convivium Araba-Álava

El Convivium Slow Food Araba-Álava

El origen del Convivium Slow Food Araba-Álava se remonta a la primavera del 2005, cuando un grupo de personas de Álava decidieron continuar el trabajo iniciado en Turín, después de asistir a la Feria del Salón del Gusto, que bianualmente celebra Slow Food Internacional y de participar en Terra Madre, congreso mundial de Comunidades del Alimento.

En Terra Madre 2004, se dieron cita 5.000 campesinos, ganaderos, artesanos y amantes de la buena y sana gastronomía, compartiendo la misma filosofía, y un modo nuevo y diverso de entender la producción de alimentos: atento con los recursos ambientales, los equilibrios mundiales y la calidad de los productos. Se trataron los grandes temas que nos preocupan de manera especial: la biodiversidad, el hambre, la pobreza, el agua, la sostenibilidad, las tecnologías tradicionales, la agricultura biológica, el papel de las mujeres, los vínculos entre desarrollo de las economías rurales y la prevención de conflictos y en definitiva se expusieron las experiencias positivas llevadas a cabo en diferentes países para solucionar problemas comunes.

Caricatura de algunos miembros de Slow Food, obra del artista vitoriano Alfredo Fermín Cemillán 'Mintxo'

Desde su creación, el Convivium participa activamente en cuantas manifestaciones gastronómicas se realizan en la provincia de Álava, llevando la filosofía Slow Food a todos los rincones, promocionando los productos locales de calidad y apoyando a aquellos productores responsables con el medio ambiente y la protección de la biodiversidad.

A través de catas de alimentos cotidianos y de talleres del gusto, intentamos concienciar al consumidor de la importancia que tiene la selección de cada producto y fomentar la educación del gusto. Nuestras visitas y excursiones se realizan con el objetivo de tomar contacto con el mundo de los productores artesanales, así como con su problemática en la elaboración y puesta en el mercado de su productos, persiguiendo una información directa, que se aleje del actual modelo que concentra, cada vez más, los poderes de decisión en materia alimentaria en un reducido número de grupos empresariales que van imponiendo estándares culinarios y hábitos alimentarios que reducen, e incluso eliminan, gran parte de la diversidad cultural y alimentaria de nuestra sociedad.

Nuestro permanente contacto con los convivia del resto del Estado y de todo el mundo, nos permite establecer estrategias comunes para intentar proteger nuestro Patrimonio Culinario en su diversidad, sus orígenes y su autenticidad, relacionando gastronomía, productores y científicos. Prueba de ello es el I Encuentro Nacional por LA DEFENSA DE LA BIODIVERSIDAD Y LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO ALIMENTARIO, celebrado en noviembre del 2005 en el Rincón de Ademuz (Valencia), en el que Araba estuvo presente con una veintena de productores, gastrónomos e investigadores.

Nuestro Convivium está constituido en este momento por una centena miembros, unidos por la pasión en la gastronomía y las diversas actividades que ampara la filosofía Slow Food. Entre los asociados hay cocineros, gastrónomos, productores, miembros de profesionales liberales, funcionarios, pequeños empresarios, trabajadores y profesores de universidad, sin que se pueda hallar entre ellos un factor común de extracción social o económica. Grupo totalmente abierto a cuantos manifiesten su inquietud ante el diagnostico de la crisis de un modelo que afecta a productores, restauradores y al conjunto de la ciudadanía, y que necesita desarrollar nuevas exigencias y nuevos requerimientos tanto para la producción de alimentos como para su transformación en platos e intentar dar respuesta a los retos de respeto al medio ambiente, la naturaleza, la diversidad de paisajes rurales, de supervivencia de la biodiversidad y de seguridad y soberanía alimentaria.

Alberto López de Ipiña

Presidente de Slow Food Araba-Álava


Versión para imprimir Versión para imprimir