Convivium Araba-Álava

Clausura de la cosecha de la sal de Salinas de Añana 2011

Clausura de la cosecha de la sal de Salinas de Añana 2011La cosecha 2011 de sal del Valle de Añana se ha dado por finalizada el 27 de septiembre, con una producción excelente que ha recogido 60 toneladas de sal y 8 de flor de sal según nos indicó el Director-Gerente de la Fundación del Valle Salado Mikel Landa, el cocinero de Mugaritz Andoni Luis Aduriz y el salinero Edorta llenaron el último cesto de esta maravilla alavesa.

Invitado de honor fue Slow Food Araba, a cuya organización hizo alusión Valentín Angulo, de Gatzaga recordando los inicios de la apuesta por este producto, visiblemente emocionado y encargado de presentar a Andoni Luis Aduriz a quien agradeció de todo corazón su presencia en esta clausura.

El Diputado General de Álava y Presidente de la Fundación Valle Salado de Añana, Javier de Andrés, ha entregado a Andoni Luis Aduriz la placa identificativa como patrocinador de una granja en el Valle Salado de Añana. La campaña de la cosecha de la sal 2011 arrancó en mayo y se cierra en septiembre puesto que la produccción artesanal depende directamente del sol. La campaña se retomará la próxima primavera.

La producción de sal de Añana de este año 2011 ha concluido. El sol, uno de los principales factores que intervienen en la producción artesanal de la sal de Añana junto al viento y la labor del salinero, comienza a reducir su presencia durante las horas del día y de ahí que la cosecha termine. El cocinero Andoni Luis Aduriz, cuyo restaurante Mugaritz cuenta con dos estrellas Michelín, ha puesto fin a la campaña de la cosecha de la sal 2011 en un acto en el que se quiere cerrar un capítulo importante para el Valle Salado: el primer año de producción y su correspondiente comercialización de la sal de Añana.

De Andrés ha valorado la cosecha de 2011 como “excelente”. Otro de los aspectos que merece la pena enfatizar es el trabajo de comercialización que se ha llevado a cabo en los apenas once meses que lleva el producto en el mercado, pudiéndose encontrar la sal de Añana en más de 200 puntos de venta tanto a nivel nacional como internacional”, ha apuntado el Diputado General.

Por su parte, Aduriz ha agradecido la entrega y ha apuntado que la sal de Añana es “más que un condimento, es un fragmento de civilización”. “Las emociones o factores subjetivos como la cultura, la trazabilidad o el valor que se le da a la dedicación de los artesanos, se han sumado al tacto, al gusto y al aroma. En esta nueva realidad gastronómica se sitúa la sal de Añana, que siendo una simple estructura de cloruro sódico, acoge en su corazón cristalino toda una historia que se remonta a miles de años atrás. Es un placer mayúsculo entender que al agregar una pizca de sal a un plato, en realidad se está incorporando parte de la memoria de un municipio, un pedazo de su naturaleza solidificada y una fracción de la biografía de un valle ligado a una actividad artesana”.

Desde que la Fundación Valle Salado comenzara de nuevo la actividad de producir sal, el cocinero se implicó con el proyecto y su restaurante ubicado en Rentería (Gipuzkoa) recibe de forma periódica sal de Añana que emplea en la elaboración de sus creaciones.

El Director-Gerente de la Fundación Valle Salado de Añana, Mikel Landa, ha insistido en que la calidad de la cosecha de sal 2011 se puede calificar como “excelente”. Además, aunque no se han cumplido las previsiones de producción estimadas por los problemas meteorológicos, la cantidad de sal que se ha obtenido es suficiente para poder abastecer el incipiente mercado que se está desarrollando en torno a nuestras sales. También ha recalcado que “no conviene olvidar que tanto la sal mineral como la flor de sal, se han maridado con otros productos durante esta campaña 2011 (con el vino de las Bodegas de Herederos del Marqués de Riscal, el chocolate de Alma de Cacao y la trufa negra de Trufapasión) o se ha creado un nuevo producto con sal pura que llega al consumidor en estado líquido y se ha convertido en la primera sal líquida de la Península”.

Aunque la producción tenga que esperar hasta la próxima primavera, el Valle Salado seguirá en activo. Durante los siguientes meses se desarrollarán tareas de mantenimiento de las eras y canales de cara a la próxima campaña, al igual que lo han realizado en el pasado los salineros. También se mantendrán las labores de restauración que se acometen gracias a Ura-Agencia Vasca del Agua en el Valle Salado y las visitas guiadas continuarán.

El acto ha contado con la presencia de la Corporación Foral puesto que la habitual reunión semanal del Consejo de Diputados se ha trasladado a las oficinas de la Fundación Valle Salado en la villa de Salinas de Añana.


Versión para imprimir Versión para imprimir

Deja un comentario